martes, 2 de octubre de 2012

Violento desalojo de la Metropolitana en el sur de la ciudad

Unas 20 familias, con unos 30 niños, fueron desalojadas ayer de un edificio que ocupaban en el barrio porteño de La Boca y un nene fue hospitalizado a raíz de los gases lacrimógenos que usó la Policía Metropolitana para concretar la desocupación ordenada por un juez, denunciaron los damnificados. “Las familias, luego de que el fiscal ratificara la orden de desalojo, recogieron sus pertenencias, que habían quedado desparramadas por los pasillos del inmueble tras la acción policial”, señaló Carina, del Frente Darío Santillán, organización que acompaña a los vecinos.

Una mujer embarazada y varios niños con lesiones

Unas 20 familias, con unos 30 niños, fueron desalojadas ayer de un edificio que ocupaban en el barrio porteño de La Boca y un nene fue hospitalizado a raíz de los gases lacrimógenos que usó la Policía Metropolitana para concretar la desocupación ordenada por un juez, denunciaron los damnificados. “Las familias, luego de que el fiscal ratificara la orden de desalojo, recogieron sus pertenencias, que habían quedado desparramadas por los pasillos del inmueble tras la acción policial”, señaló Carina, del Frente Darío Santillán, organización que acompaña a los vecinos.

“La gente tomó sus cosas y salió a la vereda para decidir qué es lo que va a hacer, ya que algunos quieren negociar con el gobierno porteño si los lleva a paradores o les dan un subsidio”, precisó la dirigente social. Como consecuencia de los gases que “arrojó la Policía Metropolitana, un niño fue hospitalizado, pero ya está bien y fuera de peligro”, agregó.

A las 9 de la mañana, en el edificio de dos plantas de Almirante Brown 1287, la Metropolitana irrumpió derribando la puerta y tirando gases en el interior del inmueble, según vecinos del lugar. “Estamos sorprendidos porque nosotros estábamos citados para el 18 y 19 de octubre por el juez, porque este edificio está en juicio”, dijo uno de los vecinos que reside en el inmueble desde hace tres años. Cerca del mediodía, dos delegados de los vecinos, junto a un abogado, se dirigieron a hablar con el fiscal que interviene en el juicio, lo que abrió un paréntesis y apaciguó parcialmente el clima de tensión que se generó en el lugar.

Otra vecina, embarazada, que se identificó como María del Carmen, contó que durante el violento operativo fue empujada como si “fuera un chorro” y aseguró que ella es “una trabajadora que siempre pagó alquiler para tener un techo”. A su vez, los vecinos denunciaron que fueron “estafados” por un hombre que se hizo pasar por el encargado y que les cobró la cuota del alquiler hasta que desapareció. También contaron que están a la espera del juicio para el que estaban citados este 18 y 19 de octubre.

Por su parte, Lucas, también miembro de la organización social Darío Santillán, comentó que “el procedimiento fue violento, ya que personal de la Metropolitana tiró gases lacrimógenos para sacar a la gente del lugar”. Asimismo, denunció que “los policías presentaron una orden judicial sin fecha específica de desalojo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada